Abdominoplastia

Información general

La abdominoplastia o reducción de abdomen consiste en la extirpación del exceso de piel y/o grasa abdominal que son consecuencia de un exceso de pérdida de peso y de embarazos. Al mismo tiempo se puede corregir la flaccidez muscular y conseguir un abdomen más plano, firme y una cintura más estrecha.

La cirugía se realiza bajo anestesia general o epidural, dura entre 2 y 3 horas. Existen distintas técnicas que se pueden utilizar pero todas comportan que la cicatriz resultante se localice por encima del pubis extendiéndose hasta las dos caderas, siempre manteniéndose escondidas en la línea del bikini. Además de quitar el exceso de piel y grasa, con el objetivo de conseguir el mejor resultado posible, se puede reforzar con puntos de suturas en la pared abdominal y realizar una liposucción de la zona abdominal y de los flancos.

Generalmente la paciente queda ingresada 2 días y durante unos días llevara puestos unos drenajes para eliminar el exceso de líquidos que se puede producir a raíz de la cirugía. La paciente lleva una faja de compresión especial durante mínimo 4 semanas para mejorar el resultado y disminuir el hinchazón y a partir de la 1-2 semanas puede volver a su rutina habitual. A partir de las 4 semanas en general es posible volver hacer ejercicio físico.

Recomendación del Doctor

La abdominoplastia o dermolipectomía abdominal es una intervención de cirugía estética indicada para personas que, no siendo obesas, presentan una acumulación de grasa, exceso de piel y relajación de los músculos de la pared abdominal, que no mejora con la dieta ni con el ejercicio. Con este procedimiento se consigue reducir de forma drástica el aspecto abombado del abdomen. También está indicada por un descolgamiento abdominal que puede aparecer tras un aumento y una posterior pérdida de peso. Antes de la intervención, el cirujano plástico valora el aspecto local del abdomen, cúmulo de grasa, estado de la piel y relajación de la musculatura, así como el estado de salud del paciente. El paciente, tras la abdominoplastia, debe dejar de fumar las tres semanas anteriores y posteriores a la intervención, para evitar problemas de cicatrización.

Resultados

El periodo de hospitalización es de 24 a 48 horas. El paciente deberá llevar una faja especial durante las primeras semanas de postoperatorio, que aliviará las molestias y la natural inflamación abdominal. Tras la operación se debe guardar reposo relativo y no levantar grandes pesos durante los primeros meses. Los resultados acostumbran a ser muy satisfactorios y permanentes si el paciente mantiene el peso adecuado y realiza ejercicio regular.

Preguntas habituales

¿Me quedarán marcas tras la operación de abdominoplastia?

Hay que tener en cuenta que la cicatrización depende mucho de la calidad de la piel de cada persona y de aspectos externos, como el tabaco, por eso es muy importante dejar de fumar semanas antes de la intervención para facilitar la cicatrización de los tejidos. En términos generales, las cicatrices de esta intervención se sitúan en zonas discretas, como el bajo vientre, por lo que no son visibles en bikini o bañador de hombre. La cicatrización depende de la piel de cada paciente pero lo habitual es que al cabo de 9 meses a 1 años la cicatriz se aplane y aclare.

¿Cuánto tiempo de recuperación se necesita?

Dependerá de su estado físico antes de la operación. Hay personas que tardan 2 semanas y otras hasta un mes. El ejercicio físico suave y los masajes ayudan a recuperarse antes.

¿Y si quiero tener más hijos?

En principio, esta intervención de reducción de abdomen se recomienda realizar a mujeres que ya no piensan tener más hijos en el futuro, ya que un embarazo vuelve a distendir la zona abdominal. Después del embarazo la situación puede volver a la normalidad o puede ser necesario un retoque de la abdominoplastia para volver a conseguir un abdomen más tenso y bonito.

Contáctenos