• es
  • en
  • ru

Elevación de pechos

Información general

La mastoplastia es una intervención quirúrgica que consiste en elevar y mejorar la forma de los pechos caídos. Con los años, tras el embarazo o por la lactancia, la mama tiende a caer, mediante la elevación de senos se remodela, devolviendo su forma y tersura de una forma eficaz. Si la mama además de caer ha perdido volumen, se suele acompañar la mastoplastia con un aumento de senos mediante el implante de una prótesis.

La intervención se realiza habitualmente con anestesia general y su duración aproximada no excede de las dos o tres horas. En la mayoría de los casos, se realiza una incisión circular alrededor de la areola prolongada por una incisión vertical hasta el surco submamario.

Este tipo de incisión tiene una cicatrización muy favorable. En otros casos, considerando factores como la edad, volumen excesivo o grado de caída de la mama, se realiza una incisión que recorre el surco submamario, y suele quedar poco visible ya que la mama descansa sobre éste. El cirujano determinará, según las particularidades del paciente, la técnica a seguir. Tras situar la mama en su posición ideal, se aprovecha para darle el volumen y la proyección más adecuada.

Tras la operación, se le coloca a la paciente un vendaje que será retirado al día siguiente. Generalmente el alta será a las 24 horas. El dolor postoperatorio suele ser moderado y desaparece progresivamente. En los primeros días, tras la operación, la paciente experimentará una sensación de tensión en el pecho y ciertas molestias, pero podrá hacer vida normal entre las 48 y 72 horas siguientes. Se recomienda el uso de un sujetador especial durante uno o dos meses, durante los cuales no deberá realizar ejercicios ni movimientos bruscos, ni cargar mucho peso.

Recomendación del Doctor

Con los años, los embarazos y la pérdida de elasticidad de la piel, la mama tiende a perder su forma y caer, por lo que ésta es una técnica ideal para realzar los senos. La intervención de mastopexia puede combinarse con un aumento de mama, consiguiendo así óptimos resultados.

Resultados

La intervención de elevación de senos o mastopexia lleva consigo la formación de unas cicatrices permanentes y visibles aunque el cirujano hará lo posible para realizarlas de forma que se noten lo menos posible. Con el tiempo, las cicatrices irán atenuándose. Los resultados de una mastopexia suelen ser muy satisfactorios aunque se debe de tener en cuenta que aunque duraderos, no son definitivos y que dependiendo de factores como nuevos embarazos o variaciones de peso y edad, las mamas pueden volver a descolgarse. Si la elevación de mamas se ha acompañado de una mamoplastia de aumento el efecto será mucho más duradero, En caso que se produjera un nuevo descolgamiento se podría, fácilmente, volver a subir utilizando antiguas cicatrices

Preguntas habituales

¿Cuáles son los riesgos asociados a la operación de mastopexia?

La elevación de senos es una operación estética muy segura, aunque hay que tener en cuenta que la operación dejará cicatrices permanentes y visibles, aunque con el tiempo se irán difuminando y son disimulables bajo el sujetador o bikini. En algunas pacientes hay la posibilidad de un cambio de sensibilidad de la areola, que en la mayor parte de los casos después de un tiempo las cosas vuelven a la normalidad.

¿Cuáles son los riesgos asociados a la operación de mastopexia?

La elevación de senos es una operación estética muy segura, aunque hay que tener en cuenta que la operación dejará cicatrices permanentes y visibles, aunque con el tiempo se irán difuminando y son disimulables bajo el sujetador o bikini. Además, algunas pacientes pueden perder temporalmente parte de la sensibilidad del pezón.

¿Cuándo se puede volver a la vida normal?

En los primeros días, tras la operación de elevación de senos, la paciente experimentará una sensación de tensión en el pecho y ciertas molestias, pero podrá hacer una vida prácticamente normal después de una semana más o menos, siempre y cuando no se hagan esfuerzos físicos (deporte, levantar peso superior a 5 kg) durante 3 o 4 semanas, sobre todo si hemos utilizado implantes. Es normal que el pecho duela un par de semanas y se tenga una cierta sensación de ardor en los pezones, pero la mayoría de las molestias pueden tratarse y se reducen mediante medicación. Entre una a dos semanas después de la mastopexia se retiran los puntos y la sensación de hinchazón no desparecerá hasta pasados de 3 a 6 semanas.

Contáctenos