• es
  • en
  • ru

Reducción de pechos

Información general

La mamoplastia o reducción de pechos, es una cirugía que permite obtener unos pechos más pequeños, firmes y proporcionados con la anatomía de la paciente. Aunque habitualmente se realiza como una mejora estética, también permite aliviar problemas físicos. Un pecho con excesivo volumen puede interferir en muchas actividades y causar molestias importantes, cargando la columna vertebral y los hombros.

La intervención se realiza bajo anestesia general y tiene una duración de entre dos y cuatro horas. El cirujano elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario de la paciente, re colocando la areola y el pezón en su nueva posición. Para moldear las mamas, darles una forma armoniosa acorde con la anatomía de la paciente, se realizan unas incisiones, generalmente en forma de ancla. Trazando una línea vertical hacia abajo desde la aureola, que pueden variar según el tamaño y la forma de las mamas. Todas prevén unas cicatrices al rededor de la areola y una vertical hasta el surco mamario. En caso de mamas muy grandes pueden ser en forma de L o de T invertida.

En casos de mamas de tamaño muy grande y sobretodo muy caídas hay una pequeña posibilidad que se tenga que realizar un trasplante areolar. Si las areolas antes de la cirugía tienen un tamaño excesivo siempre se consigue reducir su tamaño a uno mas apropiado. En la mayoría de los casos la sensibilidad de los pezones se mantiene, aunque podría cambiar la sensibilidad de la areola, que en la mayor parte de los casos después de un tiempo vuelve a la normalidad. Después de la primera semana de recuperación en casa, la paciente puede volver a su rutina habitual, siempre teniendo en cuenta no hacer ejercicio antes de las 3-4 semanas. En general, el nivel de satisfacción de las pacientes operadas es altísimo, no solo desde el punto de vista estético sino también por la mejora de su calidad de vida.

Recomendación del Doctor

Además de la finalidad estética, la mamoplastia de reducción corrige también un problema físico, ya que a muchas mujeres el exceso de volumen mamario les causa molestias como dolor de espalda, cervicales, interfiere en sus actividades cotidianas, e incluso problemas psicológicos que llegan a afectar a las relaciones personales. Si se es fumadora, se recomienda dejar de fumar cuatro semanas antes y cuatro semanas después de la operación ya que el tabaco incide negativamente en la cicatrización. Se recomienda realizar la operación cuando el pecho se haya desarrollado completamente, aunque excepcionalmente se puede intervenir antes si los problemas físicos son muy graves.

Resultados

La mamoplastia de reducción permite mejorar la estética del pecho y se percibe inmediatamente el alivio por el exceso de peso, dejando de sentir dolor de espalda y cuello al disminuir el volumen excesivo de la mama, descargando el peso de la columna vertebral y los hombros. Los beneficios estéticos también se observan inmediatamente tras la intervención.

La paciente permanece ingresada 24 horas por término medio y llevará un vendaje compresivo que será retirado a la semana, para sustituirlo por un sujetador especial. Los puntos se retiran a partir de la primera semana y las posibles molestias se controlan con la medicación prescrita por el cirujano. Normalmente, en una o dos semanas se puede llevar una vida normal evitando realizar esfuerzos físicos bruscos.

Preguntas habituales

¿Cuándo se puede volver a la vida normal?

Si su trabajo no conlleva un esfuerzo físico excesivo generalmente se puede volver al trabajo a la semana. Si por el contrario su trabajo requiere un esfuerzo físico importante puede ser necesaria una baja de 2 semanas. Se tiene que llevar puesto un sujetador especial durante 4 semanas y Los pocos puntos de suturas externos se quitan entre 7 y 14 días. Se puede volver hacer deporte a partir de las 4 semanas y Durante los primeros 14 días es necesario evitar las relaciones sexuales para evitar que se puedan dañar las heridas.

¿Cómo hay que dormir tras la operación de mamoplastia de reducción?

Durante mínimo 4 semanas no se puede dormir boca abajo y a partir de la tercera semana si no molesta es posible empezar a dormir de ladol. Durante las primeras 4 semanas es indispensable dormir con un sujetador especial

¿Existen riesgos específicos a la operación de reducción de pecho?

Aunque el índice de complicación de esta intervención es bajo, los riesgos asociados más importantes que pudieran darse son: una mala cicatrización, la pérdida temporal o definitiva de la sensibilidad en el pezón, una pequeña abertura de la herida que se cierra en poco tiempo, pequeñas asimetrías de forma y tamaño y disminución de la capacidad de lactancia. El proceso de atenuación de las cicatrices puede durar un año hasta que las cicatrices vayan blanqueándose y disimulándose completamente.

Contáctenos